Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

Maratón de Edición Editatona: Violencia de género en los espacios socio-digitales

Publicado el 20 Mayo 2017
Discurso 13, 2017

1

Dra. Teresa Incháustegui Romero
Directora general del Instituto de las Mujeres de la CDMX
Maratón de Edición Editatona: Violencia de género en los espacios socio-digitales
Inmujeres CDMX

“Es importante que las mujeres se apropien de los espacios de la web, porque deben tener expresión, comunicarse y poder crear comunidades de hombres y mujeres que se respeten a sí mismos y a las otras personas”

Buenas tardes a todas.

En primer lugar, agradecerles su presencia aquí, darme la oportunidad de venir a la inauguración.

Veo que han tratado temas interesantes con una gran sencillez pero con mucho conocimiento. Esto de las redes, de la web, es una nueva realidad virtual que está modificando las maneras en que nos relacionamos.

La web es un universo de lenguajes, de imágenes, de palabras y las palabras y las imágenes están cargadas de emoción.

Dicen los kabbalistas que el lenguaje crea universos, que en el momento en que el ser humano genera o produce una palabra o una frase está creando un universo para su conciencia y para la comunicación con los demás.

El lenguaje es tan importante, que es lo que nos hace ser humanos, lo que nos ha llevado a la evolución, a la transformación del mundo, a veces a niveles preocupantes de deformación, pero es gracias al lenguaje que hemos podido crear conocimiento y descubrir, porque el lenguaje nos saca de la oscuridad, de la ignorancia y nos muestra las cosas.

El lenguaje también está cargado de emociones. No es lo mismo usar un lenguaje ofensivo o denigrante, referirnos a las personas con malos tratos y generar en el universo de la web ese tipo de lenguaje que es contaminante, porque llena de emociones negativas, de palabras destructivas que crean un universo que no es positivo, que no nos construye como mejores personas, como mejor humanidad, sino al revés, nos puede producir involuciones, que en muchos casos se están observando en ciertos grupos, sobre todo entre los más jóvenes, los niños, apenas están formándose, están alimentando su conciencia de estas imágenes y de este lenguaje.

Por eso, es tan importante combatir el lenguaje denigratorio, sea de hombres a mujeres, de mujeres a hombres, de quien sea. Claro, estamos aquí y el tema de nosotras es el derecho de las mujeres, pero el asunto es que el lenguaje denigrante que está generando esa contaminación se lo espetamos a todas las personas.

¿Por qué es importante que las mujeres nos apropiemos de los espacios de este nuevo cosmos? Primero, porque debemos de tener una participación, no quedar marginadas, excluidas, sino poder tener expresión, comunicarnos y poder crear comunidades de hombres y mujeres que se respeten a sí mismos y que respeten al otro y a la otra.

Es importante identificar la violencia, incluso en nosotras mismas, en nuestras formas de referirnos a las otras mujeres o a quien sea, a los hombres también. Es muy importante identificar cuando nos están denigrando. Pero lo más importante es, a partir de eso, construir comunidades donde el lenguaje sea un lugar para recrearnos y para crear nuevas formas de relación y un nuevo mundo.

Es muy importante la participación de las mujeres, no solamente como consumidoras, sino como productoras de contenidos. Porque estas cifras de que hay muchos más hombres que mujeres es bastante desproporcionado. Es importante porque muchas veces las mujeres nos auto- inhibimos y eso hay que superarlo y también porque en realidad las mujeres tenemos menos tiempo libre.

Eso también lo tenemos que tomar en cuenta, parte de los privilegios de la masculinidad es que ellos son formados diciéndoles que su chamba no es andar haciendo el quehacer, cuidando a los niños, viendo que los otros estén bien, que estén cómodos.

A nosotras nos educan para estar pendientes de los otros y a trabajar para que los otros estén bien, a ellos los educan para que sólo piensen en ellos, entonces no tienen toda esa carga que nosotras tenemos, lo que se convierte en una desventaja competitiva.

Parte de nuestro trabajo en el Instituto es hacer consciencia de esta situación, tanto en mujeres como en hombres, hacer conscientes de esta desigualdad, de esas brechas y de dónde vienen para transformarlas, porque no puede haber una humanidad que resuelva los problemas a los cuales estamos enfrentadas.

Si no cambiamos en nuestras relaciones interpersonales y de género, si no nos empezamos a mirar como las dos mitades de una humanidad que tienen que mirar parejo, no va a haber posibilidad de resolver los problemas. Ese es el gran reto que tenemos y me parece que estas acciones que ha iniciado y promovido el Instituto a nosotras nos enriquece mucho.

Ojalá estas experiencias pudieran ser más frecuentes, más masivas. A mí me gustaría en una expo grande, para tener la participación, la apertura, la formación y me gustaría que todas las mujeres que no tienen acceso a las redes y al internet, porque son analfabetas digitales, también podamos cerrar esa brecha y que como mujeres tampoco mantengamos esas desigualdades entre nosotras porque creo que tenemos que jalar todo mundo para adelante.

Muchas gracias por estar aquí, por darnos sus ratos libres y a todas las que han participado, Balbina y su equipo que han estado muy interesadas en estos temas también quiero reconocer su trabajo y su esfuerzo. Gracias. ■