Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

Clausura del Taller de capacitación para fortalecer el conocimiento sobre lenguaje incluyente

Publicado el 09 Noviembre 2017
Discurso 37, 2017.

Dra. Teresa Incháustegui Romero
Directora general del Instituto de las Mujeres de la CDMX
Clausura del Taller de capacitación para fortalecer el conocimiento sobre lenguaje incluyente e imagen de las mujeres libre de estereotipos para áreas de Comunicación Social de la CDMX.
Oficinas centrales del Inmujeres CDMX

"Identificar cuando una imagen de mujer es denigratoria implica hacernos conscientes de que en el lenguaje hay violencia"

Buenos días.

Muchas gracias por haberse tomado el tiempo de tomar el taller, espero que les sea de gran utilidad.

Este es un tema muy importante para el Instituto y para la ciudad porque la cantidad de imágenes, de frases, de lugares comunes que diariamente se utilizan, hasta en el lenguaje coloquial con el que hablamos y platicamos diariamente, tienen muchas de estas imágenes y a veces las mujeres las repetimos cargadas de desprecio, de desvalorización de lo femenino y de las mujeres, que eso es lo que quiere decir la palabra misoginia.

De alguna manera, los hombres y las mujeres hemos introyectado ese lenguaje en nuestro inconsciente desde pequeños y pequeñas, entonces es parte de esta consciencia que hay que tomar.

Para algunas personas esto es parte de un lenguaje de moda, de lo políticamente correcto y hay personas que combaten este tipo de prácticas y este tipo de estrategias políticas, pero es un error y yo creo que lo cometen las personas que no han visto bien los alcances que tienen las palabras y las imágenes en nuestros comportamientos, en nuestras emociones, en lo que proyectamos.

Porque poder identificar cuando una imagen de mujer es denigratoria o una palabra, hacia las mujeres, hacia las personas por su color de piel, por su físico, por su origen étnico, esta identificación implica hacernos conscientes de que en el lenguaje hay violencia, no necesariamente tienen que ser insultos, el insulto ya es una palabra burda, corriente, pero hay otras formas de violencia en el lenguaje que están ocultas y naturalizadas.

Por ejemplo, hay dichos que se enuncian como cualquier cosa, por ejemplo. “No tiene la culpa el indio, sino el que lo hace compadre”, ¿qué quiere decir? Que con las personas indígenas no hay que emparentar, no hay que igualarlos, o por ejemplo: “Esa fue una cena de negros”, ¿Qué quiere decir eso? Que los negros son unos salvajes, que no saben comer apropiadamente.

En el lenguaje hay toda una serie de imágenes misóginas y estereotipadas que hay que hacerlas conscientes para enseñárselas a nuestras hijas e hijos.

Aquellas personas que siguen reproduciendo esta idea de que las mujeres tienen que ser pintadas, apretadas, enseñando, bueno, cada quien tiene libertad de enseñar su cuerpo como desee, pero es una forma de decirle a la mujeres que sólo si son bellas sirven, y están bien, si están subidas de peso, si tienen otra estética entonces esas no, esas salen del estereotipo.

Estas expresiones generan conductas y relaciones discriminatorias y violentas, son violencia y parte de lo que es esta doctrina de los derechos humanos, de igualdad y no discriminación, es que todas las personas merecemos un trato igualitario, respetuoso y digno. Para nosotras, en particular como mujeres, porque los estereotipos también marcan trayectorias y destinos para nosotras en la vida.

No solamente es cambiar nuestro interior en términos de un lenguaje, sino cambiar la forma en cómo atendemos y cómo diseñamos las políticas públicas y justo en esa preocupación, la misión del Instituto es aprobarles y apoyarles en darles los instrumentos normativos para que ustedes lo hagan, no estamos incumpliendo, no es una moda, es una obligación del Gobierno de la Ciudad de México, por lo que hace un año se autoriza que la norma en la Ciudad de México sea que todas ocupemos lenguaje incluyente en las acciones de gobierno, principalmente en comunicación social, no es sólo una moda.

Cuando no hay voluntad política es muy fácil caer en acciones que minimicen, menosprecien o deslegitimen esta actuación, pero existe una norma, una responsabilidad y ahora ustedes lo saben.

Es muy importante que como servidoras y servidores públicos vayamos teniendo una presencia con la población, una incidencia y también una formación porque también nos toca esa parte.

Estoy muy agradecida por su presencia, muchas felicidades. Gracias.

--ooOoo--