Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

Entrega de Constancias a Defensoras y Defensores Públicos, Juezas y Jueces Cívicos de la Capacitación en materia de Perspectiva de Género, Derechos Humanos y Diversidad Social.

Publicado el 28 Noviembre 2017
Discurso 44, 2017.


Dra. Teresa Incháustegui Romero
Directora general del Instituto de las Mujeres de la CDMX
Entrega de Constancias a Defensoras y Defensores Públicos, Juezas y Jueces Cívicos de la Capacitación en materia de Perspectiva de Género, Derechos Humanos y Diversidad Social.
Evento organizado por la Consejería Jurídica y de Servicios Legales de la CDMX. Ex Templo de Corpus Christi

“La perspectiva de género implica un reto a la justicia, porque nos han dicho que ésta debe ser ciega, pero en realidad se queda con el recurso de una igualdad que en los hechos no existe”


Buenas tardes a todas y todos.

Me siento muy honrada y muy agradecida por esta invitación, porque la capacitación es una oportunidad para todos ustedes, un grupo de profesionistas que diariamente hacen una labor fundamental a favor de los derechos humanos de todas las personas en la Ciudad de México, donde tenemos un gran reto, por lo que ejemplos como esta capacitación deben multiplicarse en nuestras instituciones.

En la ciudad tenemos un marco jurídico muy robusto, muy avanzado en materia de derechos de todas las personas, que reconoce a toda una variedad de sujetos sociales, a indígenas, mujeres, personas de la diversidad sexual y personas indigentes.

Tenemos un marco muy amplio, pero tenemos el deber y la necesidad de poder aterrizar todos esos principios jurídicos de nuestras leyes en prácticas, en un horizonte cultural en el cual pensemos y entreguemos nuestros servicios a la población.

Cuando se habla de derechos, de perspectiva de género y de diversidad, hay que ver que en la teoría estos conceptos pueden parecer muy elevados y difíciles de aterrizar, pero ustedes mejor que otros, por la experiencia que tienen, por el número de casos, de personas y de conflictos que llegan -de los cuales aprenden y son testigos, pueden reconocer claramente en las experiencias cotidianas, en los casos donde ustedes están mirando los conflictos y donde están buscando la justicia- pueden reconocer patrones culturales, conductuales de la desigualdad y de discriminación de las personas, que por ser mayores, por ser mujeres, por ser menores de edad, por pertenecer a grupos indígenas o estar en grupos de la diversidad sexual, viven diferentes formas de agresión, de injusticia, de abuso y ahí es donde verdaderamente confluyen estas vertientes de reflexión.

Los derechos son para las personas y el reconocimiento de las situaciones de desventaja en las que están, la perspectiva de género que a veces nos parece una jaculatoria que se repite y que a veces no se entiende qué significa en concreto, no es otra cosa que mirar a través de prácticas cotidianas y comportamientos cómo se segrega, se agrede o se abusa de las personas por ser mujeres.

En este caso, la perspectiva de género le implica un reto a la justicia y también el caso de la diversidad sexual y la interculturalidad, porque nos han dicho que la justicia debe ser ciega pero en realidad si la justicia es ciega se queda con el recurso de una igualdad que en los hechos no existe, que se debe de ligar la condición humana en la que están las personas por pertenecer a estos distintos grupos sociales.

También en el derecho hay un origen androcéntrico, europensante, hay un origen del comportamiento adecuado que va mucho de la mano de este modelo blanco, por raza blanca, donde lo indígena, lo marginal, no encuadra dentro de estos tipos.

Entonces, pensamos sociológicamente en tipos segregados, tipos desviados y aquí es justamente cuando la justicia debe levantar un poco el pañuelo para mirar la realidad y para mirar en la realidad las expresiones de violencia que están sufriendo estas personas y que en esa perspectiva la justicia debe procurar equidad, debe emparejar el piso en que están esas personas.

Reconozco este esfuerzo y sé que ustedes han hecho una labor encomiable en la ciudad con todos los servicios que prestan.

Mi más sincera felicitación por este esfuerzo y también mi solicitud para que se sigan comprometiendo con su formación y con esa entrega a favor de la justicia, sobre todo para quienes más lo requieren.

Muchas gracias.

--oo0oo--