Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

Reunión con los grupos de trabajo del Programa CDMX Ciudad Segura y Amigable para Mujeres y Niñas

Publicado el 26 Enero 2018
Discurso 01, 2018.

Dra. Teresa Incháustegui Romero

Directora general del Instituto de las Mujeres de la Ciudad de México

Oficinas centrales del Inmujeres CDMX


Buen día. Muchas gracias a todas y a todos por estar aquí.

Estamos empezando el programa de actividades del año. Es un año corto, en términos de lo que es el periodo de gobierno, que cierra a finales de noviembre, el día primero de diciembre entra el nuevo periodo de gobierno, eso quiere decir que tenemos que cerrar en octubre para que noviembre sea solamente un mes de entregas y cosas de estas.

Es un mes que implica también, muchos retos para todos los entes de las instituciones de la Ciudad de México, porque precisamente, por estar cerrando y ser además instituciones que tenemos un gran compromiso con la ciudadanía, eso en primer lugar y en segundo lugar, un enorme compromiso con el Gobierno de la ciudad; pues queremos dar buenas cuentas, en ambos frentes y queremos dejar muy bien sentados los avances de todos estos años que han sido arduos, para poder construir un Programa como como el de CDMX, Ciudad Segura y Amigable para todas las mujeres y las niñas.

Yo veo caras nuevas, espero que estas caras nuevas no sean en cada sesión porque entonces, sí comenzamos como Sísifo, en el mito levantando la piedra desde el fondo del abismo cada vez, en lugar de ir dando pasos subsecuentes, entonces es una petición que nosotras estamos haciendo a las autoridades, pero también una petición que hacemos a ustedes, que son los que están dando la cara por sus instituciones en este momento, para que el trabajo sea continuado, para que en caso de que, por cualquier eventualidad, tengan que cambiar de enlace, tengan la posibilidad de pasar la estafeta con la información porque estamos siempre empezando, porque siempre resultan muchísimas personas nuevas, a las cuales tenemos que actualizar en los temas en que estamos.

El Programa Ciudad Segura y Amigable constituye un avance de muchas perspectivas de lo que había venido haciendo el Gobierno de la ciudad en materia de prevención, atención y sanción de la violencia sexual en contra de las mujeres en los espacios públicos y en el transporte.

Quiero decirles que por situaciones que obedecen a códigos culturales de género, por desgracia en la Ciudad de México, como en muchas otras ciudades del país, hay diversas agresiones de violencia sexual en contra de las mujeres, agresiones algunas que no merecen sancionarse más que de alguna forma administrativa y algunas otras que sí interviene ya la cuestión delictiva y que están contempladas en el Código Penal.

La situación es muy importante porque el Programa parte de una larga experiencia de organizaciones sociales a lo largo de todo el mundo, comenzando en Estados Unidos en los setentas; después en los ochentas en Canadá y luego a partir de los noventas, se generaliza en América Latina y ya en la década del 2000 en adelante, se empieza a generalizar en Asia.

Cuál es el tema, el tema es que cada día más mujeres de todo el mundo salen de sus casas a trabajar, a estudiar, a relacionarse y hay un código cultural de género que lleva a que muchos hombres las agredan de diversas formas, mientras van en la calle o en el transporte. Esto es parte de un continuum de violencia que también ocurre en los hogares, en los trabajos y en las escuelas.

Y las mujeres están reclamando este derecho, últimamente ha habido un gran revuelo con el famoso #MeToo. Están reclamando este derecho porque todas las situaciones que viven en los espacios públicos y en el transporte, son vividas como experiencias desagradables, cuando no traumáticas, lo que viven también en sus trabajos, con distintas formas de acoso, que son vividas como experiencias traumáticas que obstaculizan su derecho a estar seguras, a transitar libremente por todos los espacios, pero también, a trabajar y a participar.

Y las mujeres de hoy, todas quieren participar, trabajar, formarse, ser autónomas económicamente, construir sus vidas, además de ser madres, esposas, hermanas, hijas y todo lo demás, pero tienen un proyecto como personas y sienten que esas situaciones obstruyen su libertad y sus derechos.

La ONU, a través de ONU Mujeres, adoptó estas experiencias, que como les digo, surgieron en las comunidades urbanas impulsadas por organizaciones de mujeres, pero ONU Mujeres y ONU Hábitat las empiezan a retomar a partir del 2004 en adelante.

Estoy hablando de una experiencia de más de 30 años, que las mujeres fueron construyendo en sus espacios para que llegara todo esto a platearse como una demanda de un derecho y como una propuesta de política pública para los distintos países.

En 2004, ONU Mujeres toma este tema de Ciudades Seguras, como un tema importante, lo retoma porque, además ya para estas fechas, no solamente el problema de las agresiones sexuales estaban victimizando a las mujeres, sino también la inseguridad.

La inseguridad que a partir de los años noventa al 2000 crece de manera exponencial en todas las ciudades del tercer mundo, el llamado tercer mundo, especialmente en América Latina.

En 2004, ONU Mujeres retoma este Programa y en 2010 lanza una iniciativa global que va hacer que en 10 países se establezcan programas piloto en este tema.

El 2011 está marcado por una experiencia muy fuerte en Asia, fundamentalmente en Nueva Delhi, con la violación de unas mujeres en el transporte público. Entonces, se levanta también en Asia toda esta demanda, de manera tal que en la actualidad hay más de 30 megalópolis mundiales que tienen este programa de ciudades y espacios seguros para las mujeres y las niñas.

Estamos hablando de ciudades como Londres, Nueva York, Montreal, que tienen desde hace muchos años establecido este programa; Paris, pero estamos hablando de Nueva Delhi, estamos hablando en América Latina, de Sao Paulo, Bogotá, la Ciudad de México y otra serie de ciudades en el mundo asiático, está también Marruecos, en fin, hay de todos los países del mundo que son parte de este programa.

El Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, en 2013 firmó un Memorándum de Entendimiento con ONU Mujeres y se plantea que el Gobierno de la ciudad va hacer muchos más esfuerzos por prevenir, atender y sancionar la violencia sexual en contra de las mujeres en los espacios públicos.

Entonces, en 20115 la Ciudad de México se suma a este programa, hay que decir que nos sumamos en 2015 al programa, pero teníamos ya acciones previas con el tema de “Viajemos Seguras”.

Lo que ocurre es que a ese programa de “Viajemos Seguras”, que hoy es el componente Viaja Segura, se les suman otra serie de acciones, en otros ámbitos que se relacionan con el ámbito público, como el Camina Segura, que tiene que ver con todos los trayectos urbanos donde las mujeres transitan, que tiene que ver con los entornos de las estaciones, que tiene que ver con los CETRAM.

El otro que se llama Participa en tu Seguridad, que tiene que ver justo con esta activación y participación de mujeres, niñas y jóvenes de ambos sexos, en los espacios comunitarios barriales de las colonia, para identificar cuáles son las condiciones de la infraestructura y de la seguridad que se debe de trasformar, para que efectivamente pueda haber ese trayecto con seguridad en todos los espacios urbanos.

El cuarto tiene que ver con la respuesta del gobierno, de nada nos sirve generar una expectativa pública de lo que estamos haciendo, si internamente en nuestra gestión no estamos dando respuesta expedita, con calidez y calidad que requieren las y los ciudadanos.

Por eso, este componente, se convierte en un objetivo del programa, es un objetivo que nuestras acciones sean pertinentes, que tengan enfoque de género, que tengan enfoque de derechos humanos; que tengan enfoque de rendición de cuentas, que tengan también un enfoque reflexivo.

¿Qué quiero decir con un enfoque reflexivo? Que todo lo que hacemos en nuestras instituciones es perceptible, hay la idea de que ya lo sabemos hacer, que ya lo hacemos hasta dormidos y que ya como así nos sale, pues así lo vamos a seguir haciendo, porque para qué le mueves. Pero esa es una conducta muy conservadora, desde el punto de vista de las innovaciones y de las mejoras que podemos hacer todos, todos los días en lo que hacemos, ese es un reto.

Pero parte de esa posibilidad de cambio, de innovación, de mejora, pasa primero porque registramos lo que hacemos, con cuánto dinero, en cuánto tiempo, quiénes, cómo o sea toda la actividad, que de alguna manera ya hacemos, en formatos muy duros, muy rígidos, pero es muy importante hacer ese seguimiento y luego la reflexión de qué tanto realmente con lo que hacemos, le estamos pegando al problema.

¿Realmente lo estamos atendiendo?, ¿realmente estamos reduciendo la violencia?, ¿realmente estamos mejorando la situación de confort y de seguridad de las y los que viajan en el transporte? o sea, ¿realmente estamos agregando un plus? Ese es un tema importante de este cuarto componente y entonces aquí en este cuarto componente, tenemos el reto de hacer estadísticas, registros, además, que sean homogéneos comparativos.

Porque lo que nosotros nos encontramos aquí de “Viajemos”, que tenía así ya muchos años y que es un esfuerzo muy loable, pues era que estaban sumadas peras con manzanas, no se distinguía entre un incidente de violencia en el transporte de un caso de denuncia, porque a todo se le llamaba denuncia.

En fin, toda esta parte de afinar los datos, de a ver qué cosa es lo que realmente registras, cómo lo registras, con qué frecuencia, todo eso es una tarea que hemos estado avanzando y que queremos dejarla completada, es decir, queremos dejar un catálogo de las cosas que se registran, de cómo se registran, de quiénes las registran y de cuáles son los registros, qué se tienen que tener.

Entonces, en ese sentido, también esa es una reflexión trasversal que toca este grupo. En este grupo, están todas las entidades que proveen servicios de transporte y que tienen que ver justo con que los traslados sean seguros, sean confortables, que las mujeres, que sabemos que viajan y hacen viajes distintos, eso ha sido uno de los hallazgos importantes de los diagnósticos que hacemos.

De día los hombres y las mujeres no viajamos por los mismos motivos, ni lo hacemos con la misma frecuencia, ni hacia los mismos destinos, aunque hay mujeres que sí viajan al trabajo igual que los hombres en la mañana, hay más mujeres que trabajan en horarios que no son los horarios pico de trabajo.

Muchas mujeres prefieren usar horarios de trabajo que compatibilicen su trabajo con el otro trabajo que siempre hacen y que se les ha adjudicado históricamente, que es sostener los cuidados y la limpieza de la casa.

Mujeres que son cabezas de familia, que en la Ciudad de México son 37% de los hogares, un montón, que se levantan a las cuatro de la mañana, porque trabajan en una pollería, que tienen que venir a pelar pollos, para que los pollos estén listos a las siete de la mañana en los camiones, que se regresan del trabajo a las diez o a las doce o al revés, que salen de sus casas a las doce de la noche, para trabajar toda la madrugada.

Que van a las escuelas, que van a los hospitales a dejar personas, a trasladar personas, que hacen trámites, en general, los indicadores que tenemos es que aunque hay más hombres que mujeres en el transporte, las mujeres hacen un mayor número viajes, porque hacen hasta cuatro viajes al día, son viajes más cortos, son viajes radiales, en lugar de los dos viajes que hacen los hombres, ellas hacen cuatro.

Y allí viajan con niños, con personas, con paquetes, con bolsas y entonces tiene que estar cuidando todo eso, a la hora de que van en un transporte, el hombre nada más cuida su cartera, la mujer tiene que cuidar su trasero, su delantero, su bolsa, los niños y todo lo que trae. El tema, pues es, que viajen con seguridad y confort, seguridad que a veces, quiere decir también que los niños y las niñas, tengan asientos especiales.

Eso es una parte que corresponde a temas de inversión, que haya cinturones donde los niños vayan bien seguros, lugares donde la mujer pueda descansar sus cosas, lugares en donde puedan sentar a sus adultos mayores que están viniendo con ellos, y que la gente respete esos lugares. Esa es otra parte que tenemos de cultura, por eso, el quinto componente de nuestro programa, son las campañas, es la difusión.

Y aquí lo que queremos, sabemos que hacemos muchas cosas, que cada una de las instituciones en las que ustedes trabajan, tiene su promoción de lo que hace, lo que queremos es que la gente no mire mensajes de chile, de dulce y de manteca, sino que toda la gente tenga la capacidad de identificar que la ciudad, el Gobierno de la ciudad, a través de las diferentes entidades, todas en conjunto, estamos trabajando para que se sientan bien, para que estén seguras, para que viajen con confort, para que viajen con seguridad, para la mejora de nuestros transportes y la mejora de nuestras instalaciones, que lo tengan bien claro, que sean los mismos colores, aunque vengan los logos distintos de las instituciones, que sea claro ese mensaje.

Que tengamos más incidencia, es decir, como se dice coloquialmente, que pongamos todos los huevos en una sola canasta, para que sí pese, sí incida y no sean pues así, polución de mensajes, que la gente se pierde, que el programa este, que el programa el otro.

Acá todos los componentes que ocurren en este gran programa, que está ya aprobado por COPLADE como un programa de mediano plazo, y que está firmado y comprometido por el Gobierno de la ciudad con ONU Mujeres, con lo cual lo estamos también blindando, de manera que el gobierno que viene, de quien sea y del color que sea, va a tener que seguirle dando continuidad a esto, porque no es un programa de antojo, no es un programa sexenal, es un programa que está asentado, tanto en la demanda real y efectiva de las mujeres a participar y a tener libertad con seguridad, y en los compromisos que el Gobierno de la Ciudad de México está haciendo con respecto a los derechos de las mujeres en el ámbito internacional.

Pues yo, simplemente con esto me quedaría, para que puedan ustedes seguir trabajando, viertan sin ninguna restricción sus dudas, propuestas, esta es una mesa de trabajo, entonces, todas las cosas que están aquí puestas son material para esta elaboración y, por supuesto, que su experiencia, sus ideas, el trabajo que ustedes realizan, todo es bienvenido.

Muchas gracias.